En el país cursa un proceso de diálogos entre el Gobierno y la insurgencia que ha generado fundadas esperanzas para superar el conflicto armado interno y la apertura a la democracia, que incluya el reconocimiento a las organizaciones sociales y el respeto a su actividad; sin embargo en vez de amainar el ambiente de amenazas y atentados contra la integridad personal de los dirigentes populares, nos encontramos ante una verdadera oleada de terror, en diversas regiones del país y, específicamente, en la área del centro, del magdalena medio.


LA UNION SINDICAL OBRERA –USO- ha venido denunciando a lo largo de estas primeras semanas del 2015 una serie de amenazas que han llegado por distinta vía a dirigentes sindicales de la USO, con las cuales se anuncia atentados contra la integridad de los dirigentes y sus familias.

Lo preocupante es que las autoridades regionales y nacionales, así como Ecopetrol asumen cada vez más una actitud de indiferencia y en consecuencia lo que prima es la indolencia y el silencio cómplice, lo cual deja en el vacío el discurso de paz del gobierno.
 
HECHOS

El día 25 de enero del 2015 a las 9:35 pm. el compañero David Mauricio Gómez, Tesorero Nacional  de la Unión Sindical obrera –USO, recibió un mensaje de texto en su celular personal donde se le amenaza de muerte junto con su familia. Esta nota está suscrita por “Autodefensas Gaitanistas”.

De igual manera, el día 26 de enero del 2015  el compañero Luis Carlos López, Presidente Encargado de la USO Centro, también recibió un mensaje en su teléfono celular donde se le amenaza de muerte, lo mismo que a su familia.

En el día de hoy 27 de enero de 2015, El compañero Iván Guerrero. Dirigente de la USO Centro recibió un mensaje telefónico con amenazas de muerte en el mismo sentido.

Ya habíamos hecho sendas denuncias en días anteriores, sobre el atentado de que fue víctima el compañero Oscar García el pasado 6 de enero en el municipio de Tame (Arauca), cuando su vehículo de protección recibió 3 impactos de bala; el 9 de enero de 2015 en la ciudad de Villavicencio (Meta) el compañero Carlos Emilio Rodríguez, activista sindical de la SUO recibió un sufragio con amenazas; El día 11 de enero de 2015 el compañero Rafael Cabarcas, asesor de la USO Cartagena,  y otros líderes sindicales y sociales recibieron un panfleto que los declara objetivo militar; el día 13 de Enero de 2015 en la ciudad de B/bermeja. los dirigentes Nacionales de la USO Ariel Corzo, Libardo Hernández, y Jhon Rodríguez, Presidente de la USO Centro. Les llego una amenaza declarándolos objetivo militar; el 12 de enero de 2015, en Puerto Boyacá (Boyacá) el compañero Marco Antonio Montes, Dirigente de la USO Magdalena Medio, recibió amenaza de muerte por parte del señor Carlos Jacinto Viver Martínez, quien a la vez le causó lesiones personales; el día 21 de enero el compañero Iván Alberto Cáceres, integrante de Funtraenergetica, recibió llamadas amenazantes en las que le fijan “24 horas de plazo  para salir del país o de lo contrario atentaran contra su familia”; El día 25 de enero de 2015 el compañero Alexander Castro, dirigente de la USO Centro, recibió un mensaje de texto en su teléfono celular personal en el cual lo amenazan. El pasado 23 de enero, el compañero Rodolfo Valentino Prada, Vicepresidente de la USO Cartagena, fue objeto de un atentado personal cuando se desplazaba en un taxi y desde una moto se hicieron 3 disparos que afortunadamente no impactaron en el vehículo; ya antes había recibido el asedio de motorizados amenazantes.

Lo curioso es que esta sucesión de hechos se presentan todos durante este mes de enero, simultáneamente en todo el país, en forma sistemática y guardando características similares lo cual hace notar un plan preconcebido desde un centro único de coordinación. ¿Quienes están detrás de estos hechos criminales? ¿Tienen que ver con la necesidad de los empresarios de despedir trabajadores bajo la sombra de la baja de los precios del petróleo, para lo cual recurren a un ambiente de terror? Es sospechoso que las autoridades permanecen inermes, no investigan, no actúan y asumen una simple actitud de observación pasiva y cómplice frente a semejantes tropelías. Hay que advertir que la relación de amenazas que hacemos en este comunicado corresponden al mes de enero de 2015, pero a lo largo del año 2014 hicimos una serie de denuncias en el mismo sentido, de las cuales no hemos recibido ninguna respuesta.
 
SOLICITUDES
 
El año anterior, ante la OIT, el entonces Vice-presidente  Angelino Garzón, se rasgo las vestiduras, haciendo un demagógico catálogo de las supuestas garantías y reconocimientos oficiales de que gozan los dirigentes sindicales. Hoy tenemos que decir que la crisis de derechos humanos en Colombia no solo no se ha resuelto sino que se hace más grave todos los días. El fenómeno paramilitar permanece en connivencia con la fuerza pública; y para colmo de males, esta cruzada criminal se ve reforzada con normas aprobadas por el gobierno y el parlamento, como el llamado “Estatuto de seguridad ciudadana” que es un instrumento para judicializar la organización y movilización del movimiento sindical y las diversas fuerzas vivas de la sociedad.

Aunque la exigencia de garantías para el ejercicio sindical se nos ha convertido en una especie de letanía, le reclamamos al gobierno del presidente Santos que abandone su ambigüedad y se atreva a ser consecuente con los anhelos de democracia que le reclama esta nación martirizada. Le reclamamos que depure sus fuerzas armadas de sus prácticas criminales, que desmantele el fenómeno paramilitar, que es una creación del Estado para aniquilar la movilización ciudadana. Debe haber investigaciones ciertas con resultados concretos.

Si no hay libertades sindicales, mucho menos habrá paz y democracia en Colombia.

Bogotá, enero 27 de 2015.
 
JUNTA DIRECTIVA NACIONAL USO
COMISIÓN NACIONAL DE DERECHOS HUMANOS Y PAZ

Pin It