{image}http://lh4.googleusercontent.com/-jQi7D3Umqhs/UyoDuDYZnWI/AAAAAAAAGMA/MzZrp3XQBYA/s800/asotradimene.jpg{/image}Trabajadores discapacitados afiliados a Asotradimene (sindicato originario del Huila) se encadenaron frente a la oficina principal de Ecopetrol en Bogotá para denunciar que las empresas petroleras no quieren reconocer su condición de salud.


El problema mayor es la tercerización que campea en Ecopetrol. La empresa le entrega los trabajadores a las firmas contratistas y estas, a su vez, son irresponsables porque después que los trabajadores han dedicado su vida a producir un petróleo limpio, los botan sin importarles su condición de invalidez. Además, las ARL no les reconocen la pensión a la que tienen derecho por sus quebrantos de salud.

“Si se enferman dentro de la industria petrolera son discriminados, sus sitios de trabajo no se adecúan a su necesidad. Por el contrario, los siguen fastidiando por intermedio de abogados o de las incapacidades que les niegan. Hoy Ecopetrol debe poner los ojos en esto porque es un problema que se le va a crecer. Los afectados de la industria petrolera pasan los 10.000. Esta olla podrida solo ha beneficiado a las multinacionales y a las empresas contratistas de Ecopetrol que se quedan con los dineros de los trabajadores”, señalóJosé Marín, Secretario de Prensa y Comunicaciones de la USO.

Los obreros despedidos están buscando la mediación del Ministerio del Trabajo, Ecopetrol y la Unión Sindical Obrera. Esperan establecer una mesa de trabajo para solucionar tema por tema y trabajador por trabajador. Las dos opciones son la remuneración adecuada o la reubicación; pero en este último caso les hacen matoneo una vez ingresan. Así que el tema es más delicado de lo que parece.

Actualmente en Ecopetrol hay 35.000 trabajadores contratistas que se enfrentan a esta misma problemática en un futuro.