[+] Descargar PDF Petición IVA Comisión 3 Senado Cámara

[+] Descargar PDF ¿Es bueno intentar el "fracking"?

Escrito por: Clara López

Gobierno: ¡Que pague la clase media!
El Gobierno Nacional ha planteado una Ley de Financiamiento orientada a disminuir la carga tributaria de las empresas con el objetivo de incentivar la economía.

El problema está en que es la clase media la llamada a pagar la cuenta. El objetivo de mejorar la situación de las empresas es recomendable, aun cuando debe mirarse con cuidado la introducción de nuevas exenciones y beneficios, por cuanto la misma exposición de motivos del proyecto manifiesta que “generan distorsiones e inequidades en el sistema y tienen un efecto negativo sobre el recaudo.”

Lo que no es aceptable es que sea la clase media la que compense con mayores impuestos la reducción de la carga impositiva de las empresas. De los 14 billones de pesos que se espera recaudar con la reforma tributaria en 2019, 11,3 billones provienen de la ampliación del IVA a toda la canasta familiar y de la unificación en una única tarifa del 18 por ciento. Como se anuncia que 2,5 billones serán devueltos a los más pobres, será la clase media la que pondrá la no despreciable suma de 8,6 billones de pesos anuales, valor superior al de la totalidad de la reforma tributaria del gobierno anterior.

El ministro Carrasquilla afirma que la propuesta del Gobierno Duque hace más progresivo el sistema tributario porque pone a pagar IVA sobre la canasta familiar a los más ricos a quienes adicionalmente pondrá a pagar una tarifa marginal de renta más alta. Suena bien, pero discriminemos a los más ricos. Según el Dane, el 61,5 por ciento de los colombianos devengan menos de un salario mínimo y el 23 por ciento, entre uno y dos. Un 5,7 por ciento adicional devenga entre dos y tres salarios mínimos mensuales.

Esta realidad nos deja un saldo de 9,8 por ciento de la población con ingresos de más de tres salarios mínimos mensuales o 2.343.726 pesos. Esa décima parte de los colombianos aparece en la tabla del ministro Carrasquilla con un salario mensual promedio de 8.464.521 pesos como los ricos del país que ahora pagarán su justa medida con el IVA ampliado. Pero claro que no. En ese cálculo falla el gobierno.


No son los ricos del país. Son la clase media que en Colombia comprende a quienes ganan uno (781.000 pesos), dos (1.562.000 pesos) o hasta cinco (3.900.000 pesos) salarios mínimos mensuales. Solo el 6,3 por ciento de la población gana más de 3.900.000 pesos mensuales y con ese ingreso están lejos de ser los ricos de Colombia. Algo va de la realidad de las familias al promedio en un país con una de las concentraciones del ingreso y de la propiedad más alta de la tierra.

Las personas naturales dueñas de las 3.500 empresas que califican como grandes contribuyentes se encuentran dentro del 1 por mil más rico de la población. Son ellas las que recibirán buena parte de los beneficios de los recortes de la carga tributaria de las empresas, que verán mejorada su competitividad y capacidad de generación de empleo y de utilidades. Por ello, deben ser ellas, por vía de un gravamen a los dividendos, las que paguen su cuota parte de la cuenta y no la clase media con el IVA ampliado, la reducción de beneficios tributarios y el cobro de impuestos a las pensiones.

Un avance en esta dirección aparece con el aumento de la tasa marginal de renta para las rentas superiores a 35 millones de pesos mensuales. Pero ahí no está el grueso de los ingresos que no tributan lo suficiente en Colombia. A pesar de que el impuesto a los dividendos en cabeza de personas naturales solamente se introdujo en 2017 y que en 2018 se paga por primera vez, el ministro Carrasquilla afirma que “la tributación de los dividendos no ha sido una medida exitosa,” y la desecha de tajo como fuente de recaudo.

Se trata de una decisión de política. Coincidimos en los fines: más competitividad para las empresas y una sana sostenibilidad fiscal, sin la cual es imposible avanzar. Diferimos en quién debe pagar la cuenta. No es ética ni políticamente aceptable que sea la clase media la que lleve el bulto.

Pin It